Hablar de las vitaminas es tanto como referirse a las hormonas, por la interrelación existente entre ambas. Para empezar, hemos de señalar que en el organismo humano hay dos clases principales de hormonas: las del desarrollo y las funcionales.

Las glándulas del cuerpo humano producen las hormonas que recorren el torrente sanguíneo y, por lo tanto, el organismo. Esas hormonas del desarrollo tienen la función de estimular el desarrollo a partir del embrión. De llegar a faltar dichas hormonas, el cuerpo dejaría de crecer.

La hormona del desarrollo actúa de la misma manera en la raza humana que en el reino animal y vegetal, ya que sin ella no existe desarrollo posible. La humana, la foliculina ovárica, es también un energético extraordinario, por cuyo motivo mientras estén presentes las hormonas del desarrollo, el cuerpo humano man tendrá su energía.

 

 

LAS HORMONAS FUNCIONALES

 

Estas otras hormonas son las que estimulan el sistema nervioso, que a su vez moviliza al cuerpo humano. El nervio estimula los músculos y éstos ejecutan los movimientos deseados.

Cuanto mayor sea la potencialidad de las hormonas funcionales, tanto mayor será la dinámica funcional. En definitiva, las hormonas funcionales, producidas por el cuerpo, son las estimulantes del sistema nervioso.