Los fermentos son enzimas que constituyen la base de la trasmutación de los alimentos, tanto en el hombre como en los animales. Y ellos son, pues, los que catabolizan los alimentos en su última transformación y ayudan a la digestión.

 

 

Estas enzimas, además, fermentan; por ejemplo, la uva; y elaboran el mosto, la cerveza. o la sidra. También permiten la panificación de la harina; asimismo, transforman la materia vegetal, al pudrir, por ejemplo, a los árboles. Ellos son los constructores de la química biológica. Estos fermentos los crea el organismo y también los ingerimos con toda clase de alimentos naturales.